La pinsa, un plato rico en historia, llega a Mallorca

La propuesta del nuevo restaurante Entre Pinsas, en la plaça Raimundo Clar del barrio de sa Gerrería en Palma, ha sido creada por el cocinero Matías Providenti y el ex fubolista del Real Mallorca Lucas Aveldaño. Matías ha dado un toque gastronómico propio y original en los toppings de las pinsas. Si te gusta la pizza pero quieres comer más sano, tu alternativa es la pinsa romana, porque con respecto a la pizza, la pinsa es:

  • Más ligera.
  • Más digestiva.
  • Más sana.
  • Más sabrosa.

Pero, ¿cual es el secreto para que una especialidad aparentemente tan parecida tenga propiedades tan diferentes?

Providenti indica que, “el secreto de la pinsa está en su masa. A diferencia de la pizza, la pinsa se elabora con una mezcla de harina de arroz, harina de trigo y harina de soja. Estos ingredientes 100% vegetales dan lugar a una mezcla de granos muy proteica, sin ninguna grasa mas allá que el aceite de oliva extra virgen. La harina de arroz retiene mucha más agua que la tradicional de trigo, por lo que la masa de la pinsa llega a contener hasta un 80% de agua, siendo de esta manera mucho más digestiva y ligera que la pizza. Como italianos vamos a nuestros orígenes y apostamos por una pasta más digerible ya que fermenta durante 48 horas” apunta.

Lucas Aveldaño insiste en que “es mucho más sabrosa, porque las harinas de soja y de arroz requieren una fermentación más larga que la harina tradicional de trigo. Al fermentar tantas horas, la masa de Entre Pinsas, aporta una jugosidad y textura realmente deliciosa”.

Matias y Lucas entre parte de su equipo y del chef Koldo Royo que asistió a la presentación del nuevo restaurante.

Sobre su origen, Matias Providenti señala a IB Magazine que, existe cierta controversia sobre el origen de la pinsa romana, algunos sostienen que viene de los romanos y otros dicen que es un invento muy moderno, concretamente de finales del siglo XX. En realidad todos tienen razón, si entendemos la pinsa como una focaccia de mezcla de granos, si, efectivamente su origen se sitúa en tiempos de los romanos. Se sabe que en el antiguo puerto de Roma los panaderos mezclaban diferentes tipos de harina para hacer sus focaccias.

Por último la propuesta de Entre Pinsas combina productos locales como el porc negre mallorquí, y apuesta por la calidad, como es el caso de las anchoas procedentes de Santoña o la picanha de black angus.

El secreto de la pinsa está en su masa. A diferencia de la pizza, la pinsa se elabora con una mezcla de harina de arroz, harina de trigo y harina de soja.

Recomendamos una de las pinsas más visuales ‘la Diavolo’, que se sirve con llama viva delante del comensal. En el restaurante no faltan la pinsa dulce, elaborada con Nutella, mousse de tiramisú y fresas.

ENTRE PINSAS

Plaça de Raimundo Clar, Palma, Illes Balears