¿Cómo saber si ha llegado el momento de dejar el volante?

Según la normativa vigente en España, no hay una edad máxima para dejar de conducir. Y aunque hay muchas personas que están plenamente capacitadas para hacerlo hasta el final de sus días, sin duda el paso de los años o determinadas enfermedades pueden derivar en limitaciones físicas y mentales que aconsejen dejar de ponerse al volante de un vehículo. 

Según los datos que maneja Cleverea, empresa de seguros online para automóviles y motos, en España hay un millón de personas que conducen con edades entre 65 y 69 años, 700.000 aproximadamente de 70 hasta 75 años y unos 500.000 que siguen circulando con más de 76.

La responsabilidad última está en cada persona, pero también en su entorno, y por eso Cleverea alerta de las señales que pueden indicar que algo no va bien en la conducta de quien se pone al volante.

Pero no solo es la edad. Hay enfermedades de tipo cardíaco, vasculares, neurológicas, degenerativas, etc. que, se tengan los años que se tengan, pueden hacer poco propicio el hecho de ponerse a los mandos de un vehículo.

La DGT obliga a renovar los permisos de conducir cada diez años con la presentación de certificados médicos, cada cinco a partir de los 65, pero los centros de reconocimiento de conductores pueden exigir, por edad o historial médico, revisiones incluso anuales.

Más allá de esto, la responsabilidad última está en cada persona, pero también en su entorno, y por eso Cleverea alerta de las “señales” o pistas que pueden indicar que algo no va bien en la conducta de quien se pone al volante.

500.000 conductores con más de 76 años siguen circulando por las carreteras españolas. 

Nadie ve igual de noche que de día, pero si la visión nocturna empieza a ser un serio problema para conducir con seguridad, no hay que arriesgarse.

Debo plantearme dejar de conducir cuando…

He tenido percances últimamente. No necesariamente golpes importantes, pero sí pequeños raspones, ligeros choques, o he estado a punto, con mucha frecuencia…

Surgen peatones o ciclistas como de la nada. Cuando se repiten estos sustos, aumentan los frenazos y las ocasiones en las que hay que disculparse en los pasos de cebra es síntoma de falta de reflejos y pérdida de visión lateral.

Me salgo del carril algunas veces. El esfuerzo de concentración puede ser tal que, con frecuencia, provoca cansancio y hace que no se circule como es debido.

Me estresa incorporarme a una rotonda. Actos tan habituales como tomar una rotonda, salir de ella en el momento oportuno, incorporarse a la vía principal desde un carril de aceleración, tomar un desvío… pueden empezar a resultar muy estresantes.

Alguien próximo se queja de nuestra conducción. Si nuestros familiares, parejas, o nuestros amigos empiezan a manifestar tensión por nuestra forma de conducir o hacen como si frenaran ellos desde el asiento del copiloto…, tal vez no seamos ya tan buenos conductores como solíamos ser.

Me distraigo mientras conduzco. Darse cuenta de que vamos demasiado despacio o demasiado deprisa, pasarnos los desvíos, frenar en el último momento… indica distracciones al volante.

Otros se dan cuenta antes que yo. Mientras conducimos, siempre nos enteramos un poco más tarde que los demás de que viene un vehículo de emergencia pidiendo paso, de que hemos hecho algo mal, de que hay algo que invade la calzada, de lo que pone en las señales de tráfico…

Me cuesta hacer algunos movimientos. Algunas personas tienen dificultades para mover el pie entre el freno y el acelerador o les duele el cuello al girar la cabeza para aparcar o sufren tensión en las manos al agarrar el volante con seguridad.

No quiero conducir de noche. Nadie ve igual de noche que de día, pero si la visión nocturna empieza a ser un serio problema para conducir con seguridad, no hay que arriesgarse.

Me han puesto varias multas. Esto también puede ocurrirle a cualquiera, pero si coincide con la pérdida de reflejos y con que hemos acumulado más “partes” de lo normal, conviene pensarlo.

Una noticia de actualidad que te acerca Centres Mèdics Cánovas.

Agradecimiento fuente: Autopista y Cleverea seguros

Visita la web del Grup Cánovas y descubre los servicios que ofrecen en los centros de:

Son Moix (Palma) 971 609 965 (abierto sábado a mediodía)
S’Escorxador (Palma) 971 755 610
Las Palmeras (Palmanova) 971 683 242
Es Parc (Manacor) 971 550 309
Alcampo (Marratxí) 971 60 40 56 (abierto sábado hasta las 21:30 hrs)                        Santa Ponça 971 20 02 26 

[email protected]as.com