El límite de velocidad 30 km/h , la medida que divide a conductores, moteros, ciclistas y peatones

El límite de velocidad será 30 km/h en la mayoría de las calles en todas las ciudades de España desde finales de la próxima primavera. Otras novedades para 2021 son que los patinetes sólo podrán ir en zonas urbanas y a 25 km/h como máximo, los coches y las motos no podrán superar en 20 km/h el límite para adelantar en vías convencionales, y aumentará de tres a seis la pérdida de puntos por conducir indebidamente con el teléfono móvil y de tres a cuatro por no llevar puesto el cinturón de seguridad o el casco.

Todo ello forma parte de un paquete normativo aprobado por el Consejo de Ministros y que, en conjunto, modifica sustancialmente la legislación de tráfico y circulación. En concreto, se recogen en el anteproyecto de ley que reforma el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial respecto carnet por puntos, con el objetivo de generar un nuevo modelo de seguridad vial alineado con la UE y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir un 50% el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico hasta 2030. En un solo día se ha dado luz verde al grueso de los cambios legales en los que llevaba trabajando la DGT durante los dos últimos años. Tema que hoy queremos analizar en la sección de seguridad vial que Grup Cánovas ofrece a los oyentes y lectores de IB Magazine.

El permiso B con dos años de antigüedad servirá para conducir furgonetas eléctricas hasta 4.250 kilos

El límite de velocidad será 30 km/h en la mayoría de las calles en todas las ciudades de España desde finales de la próxima primavera.

La reforma del Reglamento General de Conductores rebaja a de 21 a 18 años la edad para conducir camiones con el correspondiente Certificado de Aptitud Profesional (CAP) con 280 horas, y también a 18 años para conducir autocares sin pasajeros y en un radio máximo de 50 kilómetros (en el resto de los casos, se mantienen los 21 años).

Las personas con dificultades asociadas al sistema locomotor podrán conducir camiones o autobuses en determinados casos y previa valoración médica y mecánica individualizada, gracias a los avances en prótesis y vehículos.

Además, el permiso B bastará para conducir furgonetas eléctricas hasta 4.250 kilos siempre que el conductor tenga una antigüedad mínima de dos años con esa licencia, con lo que compensa el exceso de peso delas baterías y los depósitos de esos vehículos.

EN el límite de velocidad ES de 30 km/h para las calles de un único carril por sentido de circulación

El real decreto regula los vehículos de movilidad personal (como los patinetes eléctricos), definidos como vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima comprendida entre 6 y 25 km/h. Por tanto, quedan excluidos los vehículos para personas con movilidad reducida.

Los vehículos de movilidad personal no podrán circular por las aceras y por las zonas peatonales. tendrán que cumplir las normas de circulación como el resto de vehículos y queda también vedada su circulación en vías interurbanas, travesías, así como autopistas y autovías que transcurran dentro de poblado ni en túneles urbanos. Es decir, solo podrán ir en áreas urbanas. Esos aspectos relativos a patinetes eléctricos y otros vehículos similares entrarán en vigor el próximo 2 de enero.

Además, la DGT aprobará un manual de características de los vehículos de movilidad personal. A los 24 meses de su publicación, será obligatorio tener un certificado para circular con ellos.

Por otro lado, el Gobierno propone aumentar los puntos a detraer por comportamientos que generan más riesgo para la conducción e impulsar los cursos de conducción segura como fórmula para mejorar la formación vial de los conductores.

Así, conducir sujetando dispositivos de telefonía móvil con una mano supondría seis puntos menos (en vez de los tres actuales) y no llevar puesto el cinturón de seguridad, el sistema de retención infantil, el casco y otros elementos de protección restaría cuatro puntos en el permiso (en lugar de los tres de ahora).

Conducir sujetando dispositivos de telefonía móvil con una mano supondría seis puntos menos

Además, sería una infracción grave llevar en el vehículo mecanismos de detección de radares o cinemómetros (500 euros de sanción y tres puntos menos). Ahora está sancionado su uso durante la conducción, pero la DGT indica que los conductores los desactivan ante un control vial para que los agentes acrediten su utilización.

Además, se prevé el acceso online al registro de conductores para las empresas de transporte de personas y de mercancías con el fin de que conozcan si el permiso de conducir de sus trabajadores está en vigor; solo se informará en verde o en rojo, según si está vigente o no.


Los atropellos urbanos se producen sobre todo en cruces, intersecciones y semáforos, pero también en lugares no habilitados para la circulación a pie. Según datos de Tráfico, el 70% de los peatones fallecidos en 2019 tenían 65 años o más. La DGT se apoya en la ciencia para justificar la reducción a 30 km/h.

Según recoge la revista Tráfico y Seguridad Vial, un estudio de 2011 de la Organización Mundial de la Salud “estableció que el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello se reduce como mínimo cinco veces si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h en lugar de 50”. Tráfico asegura que esta reducción en los límites podría asegurar la supervivencia del peatón “en la mayoría de los accidentes”.

Por otra parte, el Modelo Potencial, propuesto por el experto en seguridad vial sueco Göran Nilsson –y aceptado académicamente– sostiene que un aumento del 1% en la velocidad eleva un 2% la frecuencia de accidentes con víctimas, un 3% los percances graves y un 4% los mortales. Una reducción generalizada de la velocidad supondría también una reducción de la sonoridad y una mejora en la salud.

Preparadas para el cambio

Oviedo, Pamplona, Soria, Madrid, Sevilla, Salamanca, Palma… han reducido los límites en algunas vías, y la iniciativa sigue extendiéndose: 28 de las 51 capitales de provincia la aplican ya, al menos en parte.

Pontevedra es paradigmática en este sentido. La Comisión Europea otorgó en mayo a la ciudad gallega la primera edición del Premio de Seguridad Vial Urbana en reconocimiento a su trabajo. Se han aplicado medidas como la reducción de los límites a entre 10 y 30 km/h y, desde 2011, no se ha producido ningún accidente mortal en sus calles.

Los vulnerables son los viandantes, pero también quienes van sobre dos ruedas. En conjunto, en 2019 supusieron el 82% de los fallecidos en ciudad: 247 peatones, 32 ciclistas y 148 motoristas.

Europa sigue la misma senda, y por ella transitan parcialmente grandes urbes como París, Bruselas, Milán, Roma, Estocolmo, Copenhague o Viena con el apoyo –entre otros organismos– del Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC). Desde nuestro punto de vista ‘más que nunca está claro que necesitamos calles más seguras y acogedoras para ciclistas y peatones. La movilidad activa traerá beneficios para la salud y el medio ambiente, y serán decisivas las zonas de 30 km/h bien ejecutadas, con infraestructuras modificadas que ayuden a calmar los flujos de tráfico y a mantener a los usuarios vulnerables separados del tráfico motorizado”, apunta Antoni Cánovas, experto en seguridad vial.

El nuevo límite afectará al 80% de las calles 

Las ciudades españolas se han ido sumando a la iniciativa de la DGT mucho antes de que el Reglamento General de Circulación cambie efectivamente. Una de las últimas es Alicante, que implantó en junio la restricción de velocidad: el límite máximo es de 30 km/h en las calles de un único carril por sentido. El Ayuntamiento estableció la medida a modo de test a fin de mayo, durante el confinamiento, y la oficializó tres semanas después. Una de las claves está en los guarismos: es la ley del 80/20. Cuando se apruebe el Real Decreto, la limitación afectará al 80% de las calles, pero estas solo soportan el 20% del tráfico. El 20% restante de las vías urbanas (las de doble carril o triple, y las perimetrales) condensan el 80% del tráfico y mantendrán un límite de 50 km/h, tal y como ha aplicado la ciudad de Palma en todas sus calles y arterias principales.

Visita la web del Grup Cánovas y descubre los servicios que ofrecen en los centros de:

Son Moix (Palma) 971 609 965 (abierto sábado a mediodía)
S’Escorxador (Palma) 971 755 610
Las Palmeras (Palmanova) 971 683 242
Es Parc (Manacor) 971 550 309
Alcampo (Marratxí) 971 60 40 56 (abierto sábado hasta las 21:30 hrs)

y ahora también en Santa Ponça 971 20 02 26 

info@centresmedicscanovas.com

Toni Cánovas, director en formación de seguridad vial. 

Escucha PODCAST completo de la sección de seguridad vial con Toni Cánovas en IB Magazine