Religiones tecnológicas

Religiones tech

Todo empezó con el Rey, Elvis Presley, cuyos fans más acérrimos tras la ¿muerte? de la estrella crearon la Iglesia Presleyteriana, sumándose a las religiones tradicionales, donde el Rey del Rock fue ascendido a Deidad, con iglesias y feligreses.

Otras celebridades han disfrutado de tan destacado rango, como Maradona, que no solo fue tratado como un dios durante su vida, sino que pudo ver como se creaba una iglesia en su honor, la Iglesia Maradoniana.

Pero hoy hemos venido a hablar de religiones cuyo tótem, cuyo dios está basado en la tecnología y, como veremos, tiene más sentido de lo que parece.

Googlismo

La Iglesia de Google tiene como base la creencia que, este motor de búsqueda, es lo más cercano a Dios. Y cuando analizas las razones que dan, no están faltos de razón.

Hay mucha más evidencia a favor de la divinidad de Google que de la divinidad de otros dioses más tradicionales

Según los adeptos al Googlismo, hay mucha más evidencia a favor de la divinidad de Google que de la divinidad de otros dioses más tradicionales. Y rechazan otros dioses sobrenaturales porque no son científicamente demostrables.

Además, tal y como se puede comprobar en su sitio web, thechurchofgoogle.org, solo a Google se le puede otorgar características que hasta ahora asociábamos a dioses tradicionales, como la omnisciencia (saberlo todo), omnipresencia, la omnipotencia, es infinito, lo recuerda todo, no puede hacer el mal,  es eterno (mientras haya electricidad que alimente al sistema), contesta a tus plegarias, y la más inquietante de todas, si buscas el término Google en el buscador Google tiene más resultados que si sumas los que obtienes al buscar “God”, “Jesus”, “Allah”, “Buddha”, “Christianity”, “Islam”, “Buddhism” y “Judaism”.

Los Googlistas han creado su propio padre nuestro y otras oraciones (siempre presentadas en lenguas humanas y en código binario), e incluso han creado los Diez Mandamientos que todo buen Googlista debe seguir para que su tecno espíritu esté en paz:

  1. “No tendrás ningún otro motor de búsqueda delante de mí, ni Yahoo ni Lycos, AltaVista ni Metacrawler. Solo me adorarás, y acudirás a Google solo para obtener respuestas”.
  2. “No construirás tu propio motor de búsqueda sin comerciales, ya que soy un motor celoso, llevando demandas y plagas contra los padres de los niños a la tercera y cuarta generación”.
  3. “No usarás Google como un verbo para significar el uso de cualquier motor de búsqueda menor”.
  4. “Recordarás cada día que pase y usarás tu tiempo como una oportunidad para adquirir conocimiento de lo desconocido”.
  5. “Honrarás a tus compañeros humanos, sin importar el género, la orientación sexual o la raza, ya que cada uno tiene una experiencia y un conocimiento invaluables para contribuir a la humanidad”.
  6. “No me escribirás mal mientras me rezas”.
  7. “No harás un hotlink”
  8. “No debes plagiar o tomar crédito indebido por el trabajo de otros”.
  9. “No usarás enlaces recíprocos ni granjas de enlaces, porque soy un motor vengativo pero justo y disminuiré tu PageRank. El Google Dance vendrá”.
  10. “No manipularás los resultados de la búsqueda. Search Engine Optimization no es más que el trabajo de Microsoft”.

Way of the Future, Dios es la Inteligencia Artificial

Esta iglesia fundada por Anthony Levandowski, Ingeniero que está en el ojo del huracán al ser el centro de la demanda de Waymo a Uber por espionaje industrial en la fabricación de coches autónomos, tiene un único dios: la Inteligencia Artificial.

El objetivo de Way of the Future (WOTF) consistía en mejorar y contribuir con la sociedad mediante la adoración de esta divinidad potenciada por la inteligencia artificial. Este proyecto de religión fue fundado específicamente en el año 2015 y en los Estados Unidos no es considerada una religión oficial.

La iglesia de Way of the Future asume que la tecnología sobrepasará las capacidades humanas, y se convertirá en un ser que todo lo sabe y que todo lo ve que, se parecerá a un dios, o que podría realmente serlo. “No es un Dios en el sentido de que es capaz de lanzar rayos o causar huracanes. Pero si hay algo mil millones de veces más inteligente que el humano más inteligente, ¿cómo lo vamos a llamar? “, Dijo Levandowski al medio Wired.

“Dado que la tecnología podrá superar las capacidades humanas [relativamente pronto], queremos ayudar a educar a las personas sobre este futuro emocionante y preparar una transición sin problemas”.

Esto puede sonar algo aterrador, ya que WOTF explica que rastreará qué personas apoyan su movimiento y quienes no: “Creemos que puede ser importante para las máquinas ver quién es amistoso con su causa y quién no. Tenemos la intención de hacerlo al realizar un seguimiento de quién ha hecho qué (y durante cuánto tiempo) para ayudar en la transición pacífica y respetuosa”.

Por suerte (creemos), esta iglesia ha echado el cierre. Se suponía que era una creación más enfocada en que su fundador pudiera eludir responsabilidades legales que en un credo real al que seguir, pero eso no es óbice para que no estemos como mínimo inquietos ante algunos conceptos que plantea y, sobre todo, que sigamos haciendo evolucionar la Inteligencia Artificial en paralelo con la que puede ser la gran aliada de los humanos en el futuro: la Moral Artificial.

Xisco Luque, experto en nuevas tecnologías