Primera ruta “De tapes amb Rosa Blanca”

Diecinueve establecimientos se suman a esta iniciativa gastronómica apta para todos los bolsillos. Una promoción especial de dos tapas, una de ellas elaborada con ingredientes mallorquines y una de libre creación, maridadas con cerveza Rosa Blanca, por tan solo 5 euros

Cafè Can Balaguer, Diablito Unió, Es Rebost Jaume III, Es Rebost Oms, Es Rebost Plaça España, Es Trasto, Gaudí Cocktail Bar & Food, Gaudí La Rambla,  La Pérgola, La Vemutortillería, La Vieja, Lemon Tree, Mallorca Delicatessen, Molta Barra, Ombú, Palma Cafè Gallery, Quina Creu, Vandal Palma y Vermuteria Vi.xet son los locales de hostelería que forman parte de esta primera ruta gastronómica llamada “De tapes amb Rosa Blanca”.

Rubén Forcada, representante de la marca Rosa Blanca: “Estamos muy contentos con el desarrollo de esta iniciativa. Consideramos que es la oportunidad perfecta para probar Rosa Blanca maridada con gastronomía local a un precio asequible y por otro lado, es una oportunidad para los restaurantes para darse a conocer en temporada baja a un público que quizás no les visite de forma tan habitual”.

Respecto a los primeros meses de vida de la marca, Forcada apunta: “la verdad que Rosa Blanca está teniendo muy buena aceptación, hay gente que la prueba y nos transmite que le encanta”.

La ruta gastronómica podrá degustarse del 15 al 25 de Noviembre en los horarios habituales de cocina de los locales participantes. Respecto a las tapas, una de ellas tiene “toque mallorquín” pues ha tenido que crearse como mínimo con un alimento local, destacando la sobrasada como producto más utilizado frente a otros como embutidos, cítricos, pescados o carnes.

Rosa Blanca es una hoppy lager: una cerveza de baja fermentación (lager) con un toque característico de lúpulo (hop en inglés). Durante la fase de maduración de la cerveza, añaden lúpulo de la variedad Citra. Se incorpora en frío para extraer sus característicos aromas afrutados y notas cítricas.

El toque afrutado de Rosa Blanca suaviza las notas ácidas de tapas como escabeches, aceitunas y aperitivos con toques avinagrados. Gracias a su frescor, es una cerveza que acompaña la gastronomía de interior, ya que equilibra los platos de carne y las salsas especiadas. Sus notas tostadas también armonizan a la perfección con panes y masas, ‘cervesa de ca nostra’ que ha vuelto para quedarse.