Ernesto Rodríguez inaugura ‘mar i vent’ en el XXI aniversario de la galería Marimón

Con motivo del XXI aniversario, la “Galeria d’Art Contemporani Marimón” de Can Picafort se complace en invitarles a la exposición “Mar i Vent” del artista cubano Ernesto Rodríguez, cuya inauguración se celebrará este sábado 6 de Julio a las 19:30 horas.

Para la ocasión el artista presenta su nueva serie “Mar i Vent”, a medio camino entre la escultura y la pintura. Ernesto combina materiales sintéticos, como la fibra de vidrio y las resinas, con maderas, áridos y cerámicas para representar dos de los cuatro elementos de la filosofía clásica: Agua, Aire, Fuego, Tierra.

Tradicionalmente atado al fuego y la tierra, representados en sus trabajos previo por la cerámica, el artista ha decidido recurrir a la pintura para reflexionar sobre el Aire, representado en su manifestación más evidente, el viento, y el Agua, representada a través del mar. Ambos elementos estan profundamente enraizados tanto en la cultura mediterránea como en la caribeña y en ambas cuenta con una enorme carga significativa.

La exposición estará abierta al público hasta el 31 de julio agosto y podra ser visitada de martes a sábado de 16:30 a 20:00.

Nacido en La Habana, Cuba, en 1975 y establecido en Mallorca, España, en 1999, Ernesto comienza su carrera en 2002 como editor en el taller del maestro Joan Riera Ferrari. Se convierten en buenos amigos, y Riera Ferrari involucra a Ernesto en la escena artística de la isla, entrando en contacto con su fuerte cultura mediterránea y, especialmente, con un arte profundamente enraizado en la tradición de la isla, la cerámica. En 2002 es admitido en la “Academia de Artesanía y Artesanía Ca’n Vermell” de Felanitx para estudiar Cerámica y pronto se destaca por su creatividad fresca y su técnica insolente. La galería “Camí del Mar” descubre rápidamente el trabajo de Ernesto y lo invita a participar en su cartera de talentos emergentes y en marzo de 2006 obtiene su primera exposición individual.

Sus primeros trabajos están profundamente influenciados por la tradición cultural del Mediterráneo, pero Ernesto desmantela las antiguas técnicas de la cerámica y vuelve a armar el proceso para crear figuras abstractas, utilizando diferentes tipos de arcilla y esmaltes, dando a las piezas ligereza y movimiento. En 2012, rompe con la convención y desarrolla nuevas formas de ampliar el rango expresivo de los materiales; las figuras crecen a medida que abandona el uso original de la cerámica como artesanía dando paso a una profunda carga significativa. Esta liberación se convierte en una fase completamente nueva en su carrera, comienza a hacer estudios anatómicos del cuerpo humano, que se convertirán en su sello de identidad.

Esta nueva serie, llamada “Piel de hierro” es claramente figurativa pero está profundamente influenciada por el impresionismo. Durante el siglo XX, Mallorca fue uno de los puntos calientes de esta ola artística, muchos artistas escaparon de la gran metrópolis europea y se mudaron a la isla en busca de tranquilidad, paisajes salvajes y la luz del Mediterráneo. Este hecho, combinado con el auge económico de la industria turística mallorquina, favoreció la continuidad de esta vanguardia, influyendo en la nueva generación de artistas. En estas piezas, Ernesto maximiza las virtudes y limitaciones de la cerámica para articular su discurso artístico. Al igual que los impresionistas expanden la capacidad de la pintura al óleo para representar la interacción de la luz y la percepción humana; la plasticidad de la arcilla en bruto le permite moldear figuras ligeras con detalles llenos de espíritu y movimiento, y la fragilidad de la arcilla cocida hace que las piezas se conviertan en conchas vacías con apariencia sólida, pero a la vez extremadamente delicadas.

“La doble naturaleza del barro me ayuda a representar la armadura del hueco humano: un caparazón de aspecto rudo que, de hecho, es extremadamente frágil, y por eso está vinculado por la naturaleza a un proceso continuo de autocuración. Intencionalmente rompo mis figuras y vuelvo a juntar las piezas porque esa es la rutina diaria de nuestra alma “.

Este nuevo estilo consolida la carrera artística de Ernesto, en menos de 2 años duplicará el número de exposiciones, participando en eventos importantes como “Nit del Art de Palma” 2013 o en espacios relevantes como Museu Ca’n Prunera. En 2017 participa en 11 exposiciones, 7 de ellas en solitario, y también realiza su primera exposición internacional en la Galería Flussreif de Zurich.

Pero 2017 es un mal año, su amigo y mentor, el maestro Joan Riera Ferrari muere a la edad de 74 años. Ernesto está terriblemente afectado por la pérdida, y por supuesto, su trabajo se ve afectado. Deja de hacer estudios de anatomía, en su lugar, utiliza las piezas rotas de sus figuras para crear una nueva serie llamada “Bosque de los curiosos”. Parece que el alma humana no es capaz de recomponer su caparazón: desnuda, visible, vulnerable, se sienta en el pequeño árbol formado con las pocas piezas que ha podido juntar.

Ernesto Rodríguez, prepara en su taller los trabajos que expondrá en Marimón

Paralelamente comienza a flirtear con la pintura, un universo creativo completamente nuevo al que apenas había prestado atención antes. Realiza una serie de 32 pinturas de pequeño tamaño utilizando remanentes del papel de grabado que usó durante su etapa como editor. Esta serie, llamada “Papeles sin guión” es realmente oscura, saturada con diferentes materiales y técnicas. Usa pigments puro para enfatizar la expresión de los colores, el papel está absolutamente saturado, cubierto de borde a borde con lo que llama “Materia”. Es un horror vacui que se convierte en un estallido para la tristeza de Ernesto. Esta serie da lugar a nuevas como “Nubes”, “Arrecifes” o “Inundación inversa”. Desde ese mismo momento, Ernesto combinará escultura y pintura en su producción artística.