Un año más el principio de año nos trae una de las ferias de tecnología más importantes del año, que sirve como avance de las novedades que los tecnócratas podremos disfrutar durante el año que empieza. Esta feria es el CES (Consumer Technology Show) y que se celebra en la atractiva ciudad de Las Vegas.

Como no podía ser de otra forma, durante una semana nos han presentado la vanguardia de los diferentes sectores tecnológicos (móviles, tv’s, vehículos autónomos y eléctricos, drones, etc…), y acabó el pasado viernes día 12.

Los últimos años han sido ferias algo descafeinadas, con las grandes marcas luchando por el más grande, más píxeles, más rápido, peor sin novedades realmente significativas. Además, es patente que el Mobile World Congress de Barcelona tan cercano (del 26 de febrero al 1 de marzo) hace que las grandes marcas de smartphones se reserven sus ases para la feria de su sector.

Por esta razón, hemos decidido traer los productos que consideramos más originales y destacables, y sobre todo que no huelan a vaporware (productos o software que promete maravillas pero que finalmente no salen al mercado).


Es, como el nombre indica, una caja negra, una especie de armario con unas asas de gimnasio unidas a unas cuerdas. Te colocas en el centro con unas gafas de realidad virtual HTC Vive (propietaria del sistema) y agarras ambas asas. En ese momento empieza el juego. Te encuentras en el centro de un estadio y vienen unas figuras gigantescas hacia ti. Y tu forma de defenderte es lanzándole proyectiles con tus manos, pero la caja negra se encarga de colocar pesos en las cuerdas para que hagas ejercicio, como si en una sala de pesas te encontraras, de forma que hagas tus rutinas con los diferentes movimientos, jugando a videojuegos, y con la garantía de que si el sistema triunfa no faltará variedad en videojuegos y situaciones. Las pesas no volverán a ser aburridas.

Pijamas muy tecnológicos, con sensores que recorren pecho, espalda, brazos y piernas, y con un círculo en el centro del pecho (estilo IRONMAN) donde se aloja la batería, acelerómetros y Bluetooth LE. Están pensados para monitorizar a pacientes que necesitan control constante, ya sea por temblores o porque tengan que estar localizados, e incluso controla las constantes vitales. La particularidad es que no usan geles ni líquidos para la conductividad con la piel, sino que están fabricados con tela tradicional (tienen el aspecto de los pijamas-calzoncillo largo de far-west) y ya se están probando en un hospital Alemán.


Es un sensor del tamaño de media uña de persona adulta, el cual precisamente puede ir pegado en la superficie de una uña (con lo que hablamos de un “wearable”) o cualquier punto corporal expuesto al sol, y que se asocia por NFC a tu smartphone, y que informa en todo momento de los riesgos por rayos ultravioleta a los que estás expuesto en el lugar en el que estás, informando de las necesidades de protección que deberías tomar para no poner en riesgo tu salud. La información la ofrece a través de una APP Android  o iOS.

Autocares eléctricos y autónomos. El futuro de la movilidad estará muy relacionada a este tipo de vehículos. Pero estos vehículos están pensados para programar rutas de forma sencilla para usarlos tanto para transportar personas como mercancías. Aunque una de sus características más interesantes es que sus ventanas, que ocupan prácticamente la totalidad de sus cuatro costados, son cristales que se transforman en pantallas y permiten proyectar todo tipo de información animada (como si fueran pantallas gigantes), haciendo que el interior sea más o menos visible. Además de la función de transporte cumple una función publicitaria, al ser una llamativa valla rodante y espectacular.


Las nuevas gafas de realidad virtual y mixta de HTC, la versión PRO, con dos pantallas que duplican cada una a las del modelo actual, con cámaras en el frontal para poder ver el mundo que te rodea en 3d con las gafas puestas, sonido envolvente, y con un dispositivo, el HTC Vive wireless adapter que permite usar las gafas de forma inalámbrica, sin conexión directa con el ordenador. La libertad soñada por todo gamer.


Es un peluche robótico con forma de pato, no muy diferente a la sensación que te pueda ofrecer los famosos Furbys, pero que cuenta con una pantalla en el pecho, bajo las plumas, mediante la cual los niños pueden interactuar emocionalmente con el pato, y éste responde en consecuencia. La particularidad es que la interactividad está muy orientada a niños que padecen cancer, teniendo el pato las necesidades que en ocasiones puedan tener estos niños, como por ejemplo mostrar una cara triste y pedir caricias, o necesitar cuidados médicos, inyecciones, lavar con esponjas especiales, integrando estas acciones en la normalidad del niño, y haciendo más llevable las características tan especiales que tiene su cuidado.


Y terminamos con un producto dirigido a la smart city o ciudad inteligente. Una farola con iluminación led inteligente, que responde al medio y que incorpora placas solares para su alimentación, repetidor WIFI con conexión fibra de fibra para ofrecer internet a los ciudadanos (todas las farolas forman una mega red alimentada por energía limpia) y una cámara 4K para vigilancia de los vecindarios. Aunque esto nos lleva al tema que ya comentamos en nuestro artículo en ibmagazine.es, ¿Seguridad o privacidad?