Algoritmos: nos conocen mejor que nosotros mismos

Algoritmos

El título de hoy viene a colación de la explicación de como funciona el algoritmo de Netflix explicado al final del artículo. Podremos hacernos una idea de como afecta el tan cacareado Big Data a nuestro día a día incluso en algo que se ha convertido en tan cotidiano como navegar por la oferta del gigante del streaming.

Pero antes, como cada semana, vamos a hablar de algunas noticias del sector que tanto nos gusta, ya que, como decía aquel famoso locutor de F1, “si parpadeas, te lo pierdes“.

Escáneres de iris para conocer lo que te interesa del supermercado

Walgreens escáner iris

¿Recordáis la gran película de Steven Spielberg, “Minority Report”, en la que la trama ronda en torno a la capacidad de predecir el futuro y evitar crímenes?.

Pues no, no vamos a hablar de que Rappel ha fichado por la guardia civil, pero sí acerca de otro detalle que podemos apreciar en la película y que está muy cerca de convertirse en realidad. Recordemos  que los personajes eran escaneados por cámaras de iris por todo su entorno (en el metro, por la calle, en la entrada del centro comercial…) y, a través de la identificación del sujeto mediante este rasgo, le ofrecían publicidad personalizaba, o lo localizaban allí donde estuviera.

Los supermercados Walgreens han incorporado en las neveras de algunos de sus supermercados escáneres de iris, pero con otra intención. Más allá de las cámaras antirobo, estas nuevas cámaras se incorporan principalmente a las neveras, de forma que pueden observar que zona es la que despierta más interés para los clientes, y cual ha sido su observación hasta la elección, tema muy interesante para tratar de optimizar tan valiosos espacios en una estantería para incentivar la compra. Por ejemplo, si ven que la mayoría de clientes han mirado arriba a la izquierda de la nevera, y allí hay un llamativo zumo de maracuyá, es posible que es producto este despertando interés y que si lo colocan en el centro de la nevera, incentiven la compra del mismo. Datos como frecuencia de rastreo, interés sobre el producto, frecuencia de compra, son datos utilísimos para optimizar la venta del supermercado, e incluso para la confección de campañas y ofertas.

Entre sus planes no entra el reconocimiento del sujeto para cobrarle sin tarjeta ni dinero todavía, pero dejo el “todavía” entrecomillado y subrayado, ya que no me extrañaría que en poco tiempo un empleado virtual nos salude por nuestro nombre al entrar en la tienda, aunque sea la primera vez que vamos.

“Estos humanos están locos”, pensarán algunos coches de Waymo

Llevamos mucho tiempo hablando del coche autónomo y de sus beneficios: más ecológico (sobre todo si lo combinamos con ser vehículo eléctrico), menos accidentes al respetar en todo momento las leyes de circulación, no tener que conducir y poder realizar cualquier otra acción durante el trayecto (leer, trabajar, estudiar, dormir…) o búsqueda automática de aparcamiento.

Pero no todo el mundo lo tiene tan claro. En EEUU (dónde sino) hay personas que se sienten amenazados por el despliegue de estos vehículos y están respondiendo de forma violenta o peligrosa. Y es que el futuro nunca es a gusto de todos.

Vamos a detallar algunas acciones publicadas en un informe AzCentral donde los conductores de Waymo, la compañía de coches autónomos de Google que ya opera en algunas zonas de EEUU (que actualmente deben llevar conductor para iniciar el viaje y finalizarlo y en caso de emergencia con la legislación actual) relatan que les han apuntado con pistolas, lanzado piedras, insultado, sufrido pinchazos de ruedas y vivido situaciones que parecen más sacadas de una película de la época de la segregación que de la actualidad. or suerte, con las cámaras y sensores que llevan estos vehículos, siempre identifican a estos “no bellievers” de los coches autónomos.

En los últimos 2 años la policía de Chandler ha registrado al menos 21 incidentes de este tipo, aunque desde Waymo se cuidan mucho de que se airee demasiado esta información para que no cunda el pánico entre sus clientes:

  • En una ocasión, un hombre de 69 años llamado Roy Leonard, he identificado por las cámaras del vehículo, apuntó al coche con una pistola, y al ser detenido declaróa que “que odiaba estos coches y que indicó que Uber ya había matado a alguien con este tipo de vehículos”. Su mujer poco después informó que le había sido diagnosticada demencia.
  • Una mujer de 37 años “altamente intoxicada” según la policía se plantó delante de una de las furgonetas de Waymo sin dejarla avanzar y comenzó a protestar por la actividad de estos vehículos.
  • Un conductor de un Jeep de color oscuro arrinconó hasta 6 veces a un Waymo mientras circulaban hasta obligarle a salirse de la carretera para evitar el accidente.
  • Muchos residentes llaman diciendo que en estos coches se están vendiendo drogas o se están cometiendo delitos, algo que jamás se ha certificado por la policía.
  • Como decíamos anteriormente, gestos amenazantes, insultos, lanzamientos de piedras o ruedas pinchadas han sido el producto de personas que tal vez creen que estos coches están conducidos por “el diablo”.

Kuadoo Maldives, o como el lujo se hace sostenible

Turismo sostenible, un concepto muy manido durante la recién celebrada feria de Fitur. Parece que las empresas se están concienciando, pero lo que venimos a mostrar hoy es “un paso más allá” que ya está en funcionamiento.

Kuadoo Maldives

Kudadoo Maldives es una isla privada ubicada en Lhaviani, Maldivas, donde se ha construido un hotel resort que se distingue por tener un gran techo fotovoltaico, precisamente buscando atraer a todos esos clientes que buscan destinos sostenibles y amigables con el ecosistema.

La firma de arquitectura neoyorquina Yuji Yamazaki Architecture (YYA) es la responsable de este impresionante desarrollo, donde nos aseguran que todo se maneja desde un enfoque sostenible, que va desde el consumo de energía renovable, reciclaje y comida, hasta el diseño pensado para aprovechar las corrientes de aire y la luz natural.

Kudadoo Maldives

Maldivas se caracteriza por emplear un buen porcentaje de energía solar en sus diversos desarrollos, pero la gran mayoría de los paneles solares suelen estar ocultos, apartados de la vista de los turistas y habitantes de la región. Ante esto, YYA quiso cambiar esto y aprovechar el uso de paneles al integrarlos.

Según explican, el diseño geométrico del edificio principal fue creado para minimizar el consumo eléctrico, ya que los huecos entre los paneles permiten el paso de la luz solar, lo que hace que durante el día no se necesite luz artificial para iluminar las diversas zonas.

Este sistema de paneles proporcionaría hasta 320 kW de energía, más que suficientes para alimentar sus tres hectáreas de superficie. Por lo anterior, la isla no necesita, y no tiene instalado, otro sistema de energía, vamos, afirman que ni siquiera están conectados a la red eléctrica. Gracias a este sistema y su ahorro energético, sus creadores aseguran que el gasto inicial que se empleó para instalar el sistema solar completo se recuperará en tan sólo en cinco años.

Como mencionaba, todo el enfoque del resort es sostenible, por lo que su construcción se basó en materiales que no afectasen al medio ambiente, como madera de bosques certificados en Canadá, Nueva Zelanda e Indonesia, mientras que los balcones de cada villa fueron diseñados de tal manera que puedan recibir al menos cinco horas de sombra al día.

El hotel consta de varias villas ubicadas sobre lagunas de arena, donde se puede elegir entre uno o dos habitaciones. Cada villa cuenta con toda una planta abierta con cama king-size, un amplio salón, baño al aire libre, muebles hechos a mano, pisos de roble de Tasmania, “sistema de enfriamiento ecológico”, gran terraza exterior privada con vista al mar, piscina privada de formato “infinito” y hasta su propio mayordomo personal.

Todo el resort cuenta con sistemas de reciclaje tanto de desechos como de agua, Y para aquellos que deseen convivir con el resto de los huéspedes, el edificio principal cuenta con su propia piscina, terraza al aire libre, restaurante y bar. Una vez estando ahí, se podrá elegir tener una cena privada en la villa o bien, reservar una mesa en el restaurante instalado debajo del agua.

Como ya habíamos mencionado, esta experiencia no será barata, ya que sus precios arrancan en los 4.000 dólares por noche y sin impuestos. Además de que se tiene que reservar lo antes posible ya que la demanda a día de hoy es alta, de hecho se dice que todo 2019 ya está reservado.

Lo mejor de estas iniciativas es demostrar al mundo que estos proyectos son posibles y rentables, y que poco a poco vayan sustituyendo a las versiones “nada sostenibles”, porque el objetivo (además de llenar algunos bolsillos) es crear un mundo mejor.

Algoritmia, o cómo Netflix sabe lo que te gusta mejor que tú.

Algoritmo Netflix

La algoritmia es una ciencia íntimamente vinculada con la informática y la programación, aunque no exclusivamente. Realmente cualquier proceso laboral o no conlleva un algoritmo (si hace esto, entonces hacemos aquello…), pero hoy venimos a explicar como la todo poderosa Netflix sabe más lo que nos gusta de lo que podríamos imaginar.

La todopoderosa compañía de streaming, muchas veces se critica su ritmo frenético de producción de nuevos títulos, ya que muchos no son considerados con la calidad necesaria para destacar, y pensamos que pasan desapercibidos, con muy poca notoriedad o, si la tienen, es efímera. Ya comentábamos por aquí cómo es el modelo de Netflx: una churrería cuyo objetivo no es tanto conseguir grandes blockbusters televisivos como “Stranger Things” sino construir un catálogo de tal forma que siempre tengan algo que ofrecerte a ti, como suscriptor individual, para que continúes suscrito un mes más.

Netflix a dominado un sector durante los últimos cinco años porque prácticamente no ha conocido competencia (cuando decimos “prácticamente” no es cierto, solo que la ha arrasado). Pero en los últimos años, se están subiendo al carro del sector las “majors” del sector de la tecnología y el audiovisual. Nombres como Amazon, Apple, Disney, HBO… se han dado cuenta que al final Netflix tenía razón y tienen sus propias ofertas. Y la respuesta de Netflix ha sido invertir y potenciar la eficacia de sus algoritmos. ¿Para qué?. Para que el usuario se sienta más cómodo en su plataforma que en cualquier otra.

Al inicio (no cuando era una compañía de alquiler de DVD’s por correo ordinario, sino cuando ya entro en el negocio del streaming), categorizaban sus contenidos como la mayoría de plataformas, sean o no online, han categorizado el sector audiovisual durante toda la historia del sector: terror, juvenil, acción, etc… y así hasta unas 40-50 categorías. Pero Netflix vio el potencial del Big Data, y hoy ha creado la segmentación vertical, por la cual cada contenido no está catalogado por 1, 2 o géneros, sino por hasta 27.000 micro-géneros, de forma que al consumir ciertos contenidos, de forma inconsciente estamos diciéndole a Netflix que nos gustan cosas tan dispares y concretas como “blockbusters visualmente llamativos con acción imaginativa”, los “dramas de familia disfuncional aclamados por la crítica” o “series oscuras de suspense aclamadas por la crítica”, “películas explícitas (gore) con protagonistas femeninas fuertes”.

Además, tiene muy en cuenta nuestros “dopplegangers“, nuestros gemelos de gustos, para ofrecernos lo que está consumiendo ese desconocido tan parecido a nosotros. Esto se realiza, simplificando mucho, mediante un algoritmo que toma este supuesto de gustos entre comunidades y a unos cuantos cientos de miles les muestra una interfaz A a otros tantos muestra una interfaz B. Cada interfaz relaciona los diferentes verticales o microgéneros que enumerábamos antes, para así comprobar cuál funciona mejor, cuál de los dos interfaces tiene más porcentaje de permanencia, más horas de visionado, etc.

Esto hace que la publicidad sea mucho más directa, ya que para promocionar una serie o contenido durante tu producto de mayor éxito, las cadenas tradicionales insertaban anuncios durante las pausas de sus productos con más espectadores, confiando que en este grupo haya espectadores interesados en esa nueva oferta anunciada. Sin embargo, el algoritmo de Netflix recomienda a cada miembro de las comunidades los programas que cree que más disfrutará, lo que es ir al público objetivo directamente.

Otro de los mecanismos de recomendación que se está testando ahora mismo es el de los carteles personalizados. Un ejemplo que utilizan para ilustrar es el de ‘El indomable Will Hunting’. Para alguien que ve películas románticas quizá sea más efectivo un poster en el que aparecen Matt Damon y Minnie Driver, mientras que a un suscriptor que vea muchos monólogos quizá le llame más ver a Robin Williams.

Esto demuestra que nos orientamos hacia la era de la publicidad individual, en la que las empresas nos conocerán mejor que nosotros mismos, ofrecerte algo para ti y para tu burbuja, dar el control al usuario pero primando lo que saben que nos gusta, y, la verdad, asusta un poco pensar que saben y aprenden tanto de nosotros.

Xisco Luque, programador y experto en actualidad tech de IB Magazine

Escucha PODCAST de esta sección