Un paso evolutivo en las temidas llamaradas de las tormentas solares

Nos centramos en un astrofísico de nuestra comunidad. Hoy hablaremos de un importantísimo paso evolutivo en el estudio de las temidas “llamaradas de las tormentas solares”.

Hoy hablaremos de una simulación llevada a cabo y dirigida por Juan Martínez Sykora, astrofísico ibicenco, componente de uno de los mejores equipos de investigación.

¿QUÉ ES UNA TORMENTA SOLAR?

Una tormenta solar es el resultado de la tremenda actividad magnética y solar o térmica que existe en el Sol. Son erupciones solares y eyecciones de masa coronal, que generan vientos solares y por consiguiente, unas ráfaga de partículas que, si viajan en dirección a la Tierra, pueden interferir en su escudo o campo magnético causando daños sobre todo en el ámbito de las comunicaciones. Pero no estamos exentos de sufrir daños mayores dependiendo de la intensidad de las eyecciones de masa coronal.

¿QUÉ ES LA MASA CORONAL DE LA QUE MUCHAS VECES OIMOS HABLAR?

Se estima que el Sol tiene una edad de 4.650 millones de años, y tiene un ciclo donde tiene una máxima y una mínima actividad magnética, es decir, el Sol presenta un ciclo de 11 años aproximadamente a lo largo del cual su actividad magnética varía.
Llevamos 24 ciclos (se empezó a contar desde el momento en que se descubrió), y aunque llevábamos varios años sin casi actividad solar, se sabía que en breve empezaría un nuevo ciclo. En los años 2011-2012 comenzó el ciclo número 24. La NASA ya preveía que empezaría el nuevo ciclo de máxima actividad solar, es decir, cuando empezarían los periodos de la Eyección de Masa Coronal, que es la expulsión al espacio exterior desprendiéndose de la superficie solar, de una parte, muy pequeña de material solar (el Sol contiene el 99.8% de toda la materia del Sistema Solar).

¿POR QUÉ HABLAMOS TANTO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS DE TORMENTAS SOLARES?

Lo cierto es que tormentas solares y llamaradas solares ha habido siempre. Lo que ocurre es que con las últimas tecnologías ahora lo tenemos todo mucho más a mano, con imágenes en alta definición y sobre todo con datos muy exactos.

No tenemos más que echar la vista atrás para darnos cuenta de que antiguamente, en según qué culturas, el avistamiento de un cometa presagiaba una desgracia simplemente por no saber qué era. Hoy en día, sabemos qué es un cometa, de dónde proceden, de qué están compuestos y lo mejor de todo es saber cuándo nos va a visitar como es el caso del Cometa Halley que pasa cada 76 años.

Y precisamente y respondiendo a la pregunta, hoy en día como decimos, hablamos más de tormentas solares o actividad solar gracias a la tecnología de la que disponemos. Pero precisamente es muy relevante para nosotros conocer los ciclos solares de los que estamos hablando, porque en gran parte, esta actividad solar afecta directamente a nuestra tecnología (comunicaciones informáticas, radios, radio balizas aéreas, telefonía móvil…)

Imagen: rtve

¿EN QUÉ CONSISTE EL EXPERIMENTO O PRUEBA REALIZADA POR EL ASTROFÍSICO IBICENCO JUAN MARTÍNEZ SYKORA JUNTO A SU EQUIPO?

Pues la verdad es que lo que han hecho es algo que muchos astrofísicos hubieran querido conseguir porque si ya hablábamos la semana pasada del satélite ruso Lomonosov, con el que quieren estudiar nuestra atmósfera, hoy ya se habla en todo el mundo de este hecho.

Martínez Sykora junto a su equipo, han conseguido simular una “llamarada solar” a través de un modelo “computacional” numérico. Bien, y ¿qué es esto se preguntarán muchos? Pues es el resultado de una simulación mediante fórmulas, cálculos e infinidad de operaciones matemáticas complejísimas para crear mediante un ordenador, el resultado real en datos de una llamarada solar de ciertas proporciones, pero “idéntica” a una real.

Puede que mucha gente, y es normal, no sepa la envergadura e importancia que tiene esta simulación. Pero es que, con este hecho, ahora se comprenderá mucho mejor las preocupantes llamaradas solares que pasan desapercibidas por la sociedad o que por ignorancia tal vez, no conocemos el peligro que ello conllevaría.

Debemos pensar que la distancia del Sol a la Tierra es de 149.600.000 km, que el sol tiene una temperatura de 15 millones de grados centígrados en el núcleo y entorno a los 6.000 grados en la superficie.

Una de las tormentas con llamaradas solares más importantes de la historia por ejemplo fue el “evento Carrington”.

¿QUÉ OCURRIÓ EN EL EVENTO CARRINGTON?

En 1859 se produjo el famoso evento Carrington, que dejó fuera de servicio el telégrafo de la época mientras en el cielo se veían auroras hasta el sur de Cuba. Fue la tormenta solar más violenta que se ha registrado y que afectó considerablemente a la Tierra debido a la acción del viento solar sobre nuestro planeta.

El día 28 de agosto aparecieron numerosas manchas solares, y entre los días 28 de agosto y 2 de septiembre de 1.859 se detectaron numerosas áreas con llamaradas.

Fue el 1 de septiembre cuando el Sol emitió una enorme llamarada que tan solo sólo diecisiete horas y cuarenta minutos después, la eyección llegó a la Tierra con partículas de carga magnética muy pero que muy intensa.

El escudo magnético de la Tierra (Van Halen), llega hasta unos 60.000 km de altura. Lo que hace este escudo al recibir las ondas, es propagarlas hacia los Polos de la Tierra provocando un fenómeno muy espectacular como son las auroras boreales.

En el momento del impacto con la Tierra de esta segunda llamarada el campo magnético del plasma apuntaba hacia el sur, con lo que el caos geomagnético no tardó en manifestarse: la magnetosfera terrestre que suele estar a unos 60 000 km de la Tierra fue comprimido hasta llegar a unos 7000, hasta alcanzar, quizá, la estratosfera. Cuando el cinturón de radiación de Van Allen desapareció temporalmente gran cantidad de protones y electrones se descargaron hacia la atmósfera, lo que podría haber sido la causa de las auroras boreales observadas incluso desde las Islas Baleares.

Así que juzguen ustedes si es de vital importancia o no, lo que este astrofísico ibicenco ha realizado con su equipo.

Recordemos que ya hace cuatro años, el ex presidente de EEUU Barack Obama, creó un protocolo para las autoridades del estado, de cómo actuar en el caso de una llamarada como la del “Evento Carrington”, dado que estamos casi seguros de que no pasará mucho tiempo para que volvamos a vivir algo muy parecido, aunque posiblemente de mayor envergadura.

Reflexión: Visto lo visto, y viendo el protocolo de Obama, me acojo al refranero español y digo que: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar… pon las tuyas a remojar…”

David Fernández, autor de La Misterioteka, experto en ciencia, evolución y misterio.

Escucha PODCAST con este capítulo sobre las llamaradas solares.