Dos exoplanetas cercanos muy parecidos a la Tierra podrían albergar agua líquida

Antes de nada, tendríamos que aclarar algo que desde mi punto de vista es de vital importancia para comprender la importancia de tal notica. Cuando se habla de un exoplaneta, estamos hablando de un planeta de dimensiones parecidas a la Tierra, ubicado en la “zona de habitabilidad” y, por consiguiente, al estar en esa zona y albergar agua, esa agua, no se encuentra ni en estado de congelación ni en estado gaseoso sino en estado líquido. Peor es que, además, ese posible exoplaneta, debe estar orbitando alrededor de una estrella, es decir, Si no fuese así, no estaríamos hablando de un exoplaneta. Por lo tanto, estos dos planetas descubiertos, se sabe que contienen agua líquida.

Aclarado este punto, ahora si podemos decir que lo que se ha descubierto son dos planetas muy parecidos a la Tierra con posibilidad de poder “vivir” allí de una forma parecida a la que estamos acostumbrados aquí en la Tierra, aunque hay muchas variables aun por despejar.

Se dice que estos dos planetas parecidos a la Tierra, orbitan alrededor de una estrella “enana roja” ¿Qué es una enana roja?

Bueno, una estrella enana roja, como su propio nombre indica, es una estrella pequeña. Dentro de las estrellas, hay diferentes tipos. Pueden ser de tipo K, de tipo M o de tipo G2 como nuestro sol, por ejemplo. En un principio las estrellas hace muchos años se clasificaban con las letras del alfabeto (A, B, C, D, etc…) y según su espectrografía, es decir, aquí intervenía el brillo de la estrella en cuestión. Pero después, las letras fueron variando porque ese brillo, se pudo asociar su temperatura, es decir, según el brillo que emitían, se empezó a medir su temperatura pudiendo así catalogar cada una de las estrellas por su temperatura. De ese modo empezaron a catalogarse las estrellas con letras como O, B, A, F, G, K o M. Los tipos O tienen temperaturas superficiales de al menos 30.000o kelvin. Los tipos fríos llegan a temperaturas por debajo de 2000o K. Cada tipo espectral está dividido en diez subtipos que recibieron números del 0 (el más caliente) al 9 (el más frío).

Pues volviendo a la definición de “enana roja”, diremos que es una estrella pequeña en una secuencia “principal” ¿y qué es una secuencia principal?, pues para no entrar en detalles complejos, diremos que, en la secuencia principal, esa estrella quema hidrógeno en su núcleo mediante fusión nuclear y además es una estrella del tipo M, es decir, es una estrella fría ya que su temperatura está por debajo de los 2000o K.

La estrella Teegarden fue descubierta en 2003 por el astrofísico de la NASA Bonnard J. Teegarden. Es una de las enanas rojas más pequeñas que se conocen. Su masa es 0,08 veces la de nuestro Sol y su radiación es 1.500 veces más débil, razón por la cual, a pesar de estar a tan sólo 12,5 años luz de distancia, no pudo ser detectada hasta hace tan sólo 16 años.

Esta enana roja, la Teegarden y se encuentra a 12,5 años luz de la Tierra, en la constelación de Aries. La masa de esta estrella es 10 veces menor que la del Sol.

Los científicos calculan que su temperatura es mucho más fría que la del Sol, con de 2.600°C, frente a los 5.500°C de nuestra estrella, por lo que, de haber agua en los planetas que la orbitan, esta podría encontrarse en estado líquido.

¿Qué tiene que ver España en este descubrimiento astronómico?

Pues tiene que ver bastante dado que, gracias al Telescopio de Calar Alto en Almería, el Observatorio de Sierra Nevada (Granada) y el Telescopio Joan Oró-Montsec de Lérida, entre otros, se han podido descubrir estos dos exoplanetas.

Además, Mathias Zechmeister, investigador de la Universidad de Göttingen y autor principal de este estudio, ha catalogado al primer planeta descubierto como B y al segundo, C, dejando para la estrella Teegarden la letra A.

Hay que decir que realmente este descubrimiento de los 2 planetas se produjo hace 3 años, lo que ocurre es que, con los datos actuales, ya se ha podido publicar en las revistas de ciencia más importantes y por lo tanto ha llegado a los medios de comunicación.

En este proyecto han participado 82 investigadores de 43 entidades científicas, entre las que se encuentran 17 centros españoles. Este consorcio se reparte entre España, Alemania y otros nueve países, que forman parte del proyecto CARMENES, el telescopio diseñado para cazar planetas alrededor de estrellas poco masivas, más allá de nuestro sistema solar.

¿Cómo “cazan” planetas alrededor de una estrella?

Realmente este telescopio no utiliza el sistema de detección por “tránsito”, sistema por el que se mide el brillo de una estrella y en el momento que un planeta que se encuentra orbitando alrededor de esa estrella, al pasar por delante del telescopio está enfocando esa estrella, se produce una disminución del brillo, y a partir de ahí se calcula el tamaño que puede tener el planeta que orbita a la estrella, el tiempo que tarde en dar una vuelta completa y muchos más datos del planeta y de la estrella en cuestión.

En este caso, el telescopio del proyecto CARMENES, no utiliza este sistema, sino que emplea la técnica de velocidad radial, que mide las oscilaciones del movimiento de las estrellas producidas por la atracción de los planetas que giran a su alrededor, consecuencia del llamado efecto Doppler.

¿Qué es lo más relevante de este hallazgo?

Pues desde mi punto de vista, es que una estrella de tipo K o M, porque realmente aun no está muy claro, pero, en cualquier caso, con una temperatura de 2.600°C, frente a los 5.500°C de nuestro sol, se ha calculado que De los 4058 exoplanetas que se han descubierto hasta la fecha, Teegarden b es el que más se parece a la Tierra. “En términos de masa y flujo estelar recibido, el planeta Teegarden b es ahora el exoplaneta más similar a la Tierra, así que tiene buenas posibilidades de habitabilidad, ha afirmado Zechmeister. Su Índice de Similitud a la Tierra es de 0,95, el más alto registrado nunca.

En distancia, es el cuarto exoplaneta más cercano a nosotros. De su estrella se sitúa a un 2,5% de la distancia Tierra-Sol y la órbita cada 4,9 días. Los científicos calculan que existe un 60% de probabilidad de que su superficie sea templada, con temperaturas entre 0 ° y 50 ° C. Cuando aquí en la Tierra, la zona más fría del planeta se encuentra en Siberia, concretamente en Verkhoyansk, con una población de 1500 habitantes, donde la temperatura ha llegado a descender -69,8oC.

Por lo tanto, de tener una atmósfera como la nuestra, el ambiente de este planeta sería cálido, con una temperatura general de 28°C. Sin embargo, se sabe que las enanas rojas emiten fuertes llamaradas, lo que podría erosionar esa posible atmósfera.

Pero, aun así, Teegarden b, con una temperatura constante de 28°C,  incluso sería mucho más agradable que aquí mismo en la Tierra.

REFLEXIÓN

Por mucho que un planeta se parezca a nuestro planeta azul, por mucha temperatura ideal que haya en ese exoplaneta y por muchos otros factores positivos que existan, nos haría falta mucha tecnología punta para poder recorrer 12 años y medio a la velocidad de la luz, ósea se, a 300.000 km por segundo. Así que lo más lógico y sensato creo yo, es cuidar el planeta que actualmente estamos destruyendo y sabe Dios si allí haríamos lo mismo acabando con ese nuevo mundo.

David Fernández, experto en ciencia, evolución y misterio. Autor de La Misterioteka

Escucha PODCAST de esta sección de IB Magazine.