La NASA centra su atención en Bennu, el asteroide más peligroso para la Tierra

El asteroide Bennu descubierto el 11 de septiembre de 1.999, es uno de los asteroides más cercanos a la Tierra que en este preciso instante se encuentra entre Marte y la Tierra concretamente. Tras varios años de investigación, la NASA no ha dejado de prestarle atención ya que, este asteroide es al más peligroso en los próximos quinientos años por su proximidad a nosotros. Pero esto ya lo sabíamos desde hace 20 años, lo que a la NASA le ha roto los esquemas es algo que hace unos días descubrieron en este asteroide.

¿QUÉ HA OCURRIDO CON ESTE ASTEROIDE PARA QUE LA NASA ESTÉ TAN “DESCOLOCADA”?

La NASA lleva estudiando este asteroide desde su descubrimiento que como decimos fue en 1.999. Pero el caso es que cada vez que se obtienen más datos de 1999 RQ36 (nombre real en términos astronómicos), estos datos son más sorprendentes.

Tenemos que decir que Bennu, tiene un tamaño de 490 metros, pesa 60 millones de toneladas y viaja a una velocidad de 100.000Km/h y que, si este asteroide impactase contra la Tierra, tendría efectos devastadores para nosotros.

Los científicos de la NASA vieron ciertas anomalías en Bennu y aprobaron un proyecto; el proyecto OSIRIS REX. La intención de la NASA era llevar una sonda hasta este asteroide para posarla en la superficie del mismísimo Bennu.

¿CUÁNDO SE LLEVARÁ A CABO ESTE PROYECTO Y EN QUÉ CONSISTIRÁ?

Lo cierto es que este proyecto ya está en marcha. El 8 de septiembre de 2016, comenzó la misión OSIRIS REX con destino Bennu. El despegue fue impecable y esta sonda ya está orbitando el asteroide.

La misión consta de tres partes podríamos decir:
La primera es llegar desde la Tierra al asteroide (esta fase ya se ha completado con éxito)

La segunda se posar en la superficie del asteroide un brazo robótico para recoger muestras de polvo y de tierra del propio asteroide.

Y la tercera y última fase de la misión, será hacer regresar sana y salva en el 2023, la sonda Osiris Rex para poder analizar aquí en la Tierra su composición dado que es posible que los minerales que componen el asteroide contengan agua y muy probablemente contengan moléculas precursoras de ADN.

Resaltemos que este asteroide, el 1999RQ36 BENNU, se formó en los principios de la formación del Universo, y si realmente este asteroide que se formó en al principio de la creación del Cosmos, contiene moléculas precursoras del ADN, quedaría confirmada la idea de que la vida puede trasladarse de un planeta a otro o de una galaxia a otra. Pero es que, además, si esto fuera así y se observaran moléculas relacionadas directamente con ADN, la idea que tanto defendemos de la “Panspermia”, teoría que sostiene que la vida en la Tierra es de origen extraterrestre, y no me refiero a seres de otros planetas, sino que proviene del espacio exterior, quedaría completamente confirmada. La teoría de la Panspermia es algo así como si la Tierra hubiese sido “fecundada” (es el símil que muchos astrofísicos usan), desde el espacio exterior.

¿QUÉ SE SABE HASTA EL MOMENTO? ¿QUÉ HAN DESCUBIERTO PARA DAR ESTA VOZ DE ALARMA?

Lo que ocurre es que este asteroide tiene muchas anomalías.

Para empezar, el 6 de enero de este mismo año, la NASA observó en Bennu una especia de polvo alrededor de él. El tiempo fue pasando a medida que la sonda Osiris se aproximaba, y ahora que la sonda ha llegado y ha comenzado a orbitar alrededor del asteroide:

Primero: el suelo del asteroide, la superficie, es mucho más escarpada de lo que se creía por lo que se va a tener que “recalcular” el aterrizaje de la sonda con el brazo robótico sobre la superficie del asteroide.

Segundo: se han dado cuenta de que la rotación de este asteroide (pivota sobre sí mismo), a medida que pasa el tiempo, toma más velocidad, gira más rápido.

Tercero: su trayectoria (y esto es muy relevante bajo mi punto de vista), está variando y desviándose, lo que dificulta el poder seguirlo.

Cuarto: la sonda Osiris, ha podido comprobar que, esa especie de polvo o humo que la NASA observaba, se debe a que no se sabe cómo, el asteroide genera eyecciones de material al espacio exterior, eyecciones parecidas a las eyecciones solares. Pero es que hay más, y es que hay restos de material que se han quedado “orbitando” alrededor del asteroide como si fuesen las lunas de un planeta como por ejemplo Júpiter.

Tenemos que decir que este hecho de eyectar material y que además orbiten alrededor del asteroide, ha hecho que la NASA comience a revisar todo lo que se sabe y lo que se ha observado en los asteroides descubiertos anteriormente porque, jamás en la historia de la astronomía se había visto algo igual.

¿QUÉ OPINA DANTE LAURETTA, INVESTIGADOR PRINCIPAL DE OSIRIS REX?

Pues Lauretta dice que el hecho de ver que un asteroide que “pulula” por el cosmos, que hay cosas que podrían tener explicación (aunque todo son hipótesis), como el cambio de trayectoria. Él cree que podría deberse al “efecto YARKOVSKY”, que es un efecto producido por la incidencia de la radiación solar en una de las caras de objetos no muy grandes que viajan por el espacio, y que puede que esa radiación genere una serie de cambios en el asteroide y haga que éste varíe su trayectoria.

Pero lo que también dice, es que el hecho de que un asteroide eyecte material al espacio y que haya restos que se queden viajando con el asteroide y además orbitando alrededor de éste, ha sido lo que él ha calificado como “la mayor sorpresa en toda su carrera”.

También está preocupado por algo y es que, esa variación en estos momentos no entraña ningún peligro, pero si el efecto Yarkovski siguiese incidiendo de esa manera y variase algo más su trayectoria, será muy probable que, en el año 2.135, el asteroide denominado 1.999RQ36 Bennu, impacte contra la Tierra, repito, si esta trayectoria sigue variando al ritmo que lo está haciendo.

David Fernández, experto en ciencia, evolución y misterio de IB Magazine; autor de La Misterioteka .

Escucha PODCAST del último programa emitido